Este mensaje es para ti, sí sí para ti.
Te animamos a que visites nuestra página y eches un vistazo a nuestras creaciones.
Estamos seguras de que te gustará y encontrarás lo que estás buscando para sorprender a esas personas que tanto quieres. Trabajamos por encargo, de forma artesanal, haznos tu pedido cuanto antes.
Nuestras creaciones son diferentes, originales, exclusivas, no habrás visto algo igual.
Si fuera tu no me lo pensaba.
Si quieres hacer un regalo original, si tienes tienda y te gustaría tener alguna de mis creaciones o te apetece algún encargo exclusivo que no se encuentre en el blog, ponte en contacto wassapp o atravez
https://www.facebook.com/ManualidadesMery/

miércoles, 28 de octubre de 2015

Raton Perez CAPITAN AMERICA

"Érase una vez un ratón..."
O "Érase una vez un rey…". El cuento del ratoncito Pérez empieza con un niño llamado Buby, que es ni más ni menos que un rey. Buby es hijo de Maricastaña en el cuento, pero en realidad el pequeño rey fue Alfonso XIII de España, hijo de la reina regente María Cristina. María Cristina llamaba a su hijo "Bubi" en la intimidad.

Al parecer, la caída del primer diente de Alfonso XIII provocó conmoción en el palacio real, a tal punto que su regente madre decidió encargar un cuento para calmar a su real hijo, y encomendó la noble misión al padre Luis Coloma, un escritor que más tarde formaría parte de la Real Academia de la Lengua. El cuento fue publicado en Madrid en 1894.

Ahí, en el Madrid castizo, comienzan las aventuras de un ratoncito que vive en una caja de galletas y un día descubre que es mucho más divertido salir a explorar la ciudad a través de cañerías y alcantarillados. Esquivando gatos y otros peligros, visita cada noche a los niños y se hace amigo de ellos, hasta que en una de sus correrías se adentra en el palacio real y conoce a Buby:


“De pronto, sintió una cosa suave que le rozaba la frente. Incorporóse de un brinco, sobresaltado, y vió delante de sí, de pie sobre la almohada, un ratón muy pequeño, con sombrero de paja, lentes de oro, zapatos de lienzo crudo y una cartera roja, terciada a la espalda”. (…) Ratón Pérez saltó de repente sobre su hombro, y le metió por la nariz la punta del rabo: estornudó estrepitosamente el Reyecito, y por un prodigio maravilloso que nadie hasta el día de hoy ha podido explicarse, quedó convertido, por el mismo esfuerzo del estornudo, en el ratón más lindo y primoroso que imaginaciones de hadas pudieran soñar”.

Transformado en ratón, Buby sale a conocer a otros niños y se da cuenta de lo diferentes que son de él: más pobres y mucho más necesitados. Y empieza de esta manera la odisea de cambiar los dientes de leche por monedas. PINCHA AQUI


Ratoncito guardadientes para guardar los dientes debajo de la almohada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares